Al infinito y más allá

libro-electronicoEl mundo de las letras es vasto. Pero el territorio de la auto publicación lo es más. Es impresionante la cantidad de sitios y nuevas alternativas que pueden explorarse para ver tus palabras convertidas en papel o ebooks. Y para evidenciarlo me pongo como ejemplo.

Con un par de meses de investigación y esfuerzo dedicado, mi novela “El Libro de Mia“, está ahora disponible en cinco librerías especializadas en libros electrónicos y los doce territorios de Amazon. Todo esto a nivel mundial.

Y no acaba ahí. Aún faltan por incorporarse otras cuatro librerías online, añadirlo para venta en Goodreads y mi más reciente descubrimiento: Autography.

Este sitio, aparte de ser gratuito y vender tu libro como las demás, cuenta con la curiosidad de procesar la orden de compra gestionando una firma autógrafa del autor. ¿No es genial? Podemos hacer presentaciones online vía web o videoconferencia y firmar tantos libros como gente acuda y se interese en nuestro trabajo. Todo lo que te pide el sitio, es que facilites vía email, cinco archivos: Tu foto (800x600dpi), Tu portada (800x600dpi), Tu libro en ePub, Tu sinopsis (Word) y un texto de agradecimiento(Word). Ellos se encargan del resto. Como escritor todo lo que hay que hacer es instalar la aplicación en el iPad y a firmar libros se ha dicho.

El único detalle que hasta ahora me ha detenido es que los responsables del sitio no me han respondido dos preguntas que considero muy relevantes: ¿Cómo se fija el precio del eBook? Porque ellos tienen que ganar algo y ¿Cómo recupero las regalías? Y hasta no recibir un email explicándome esos dos aspectos mantendré la calma y esperaré paciente.

Las posibilidades son inmensas. Dicen que internet democratizó la información y destruyó los paradigmas del corporativismo literario. Lo cierto es que ahora, es posible acceder a una proyección global si así te lo propones. Y aquí comienza mucha de la polémica, pues hay grandes detractores hacia esta tendencia de auto publicación, ¿su argumento? “Los autores independientes están destruyendo la literatura” debido a que esta nueva industria ha desintegrado el filtro que representaban las editoriales. Mi argumento: Las grandes novelas que las editoriales rechazaron, como el caso de J.K. Rowling, quien fue rechazada por doce editoriales al no considerar que tuviera el valor suficiente de respaldar su inversión hasta que la persistencia de Christopher Little, su agente literario, le abrió las puertas a la fama y el éxito.

¿Cómo saber qué es bueno y qué no? ¿Cuántas veces no nos quejamos de tantos malos libros que circulan como bestsellers sin en realidad percibirse un mérito real en su prosa u originalidad?

Lo mejor, es tomar el valor de la propia respuesta de la comunidad lectora. Aunque, a veces, esta también suele equivocarse.

Al escribir una frase no sabríamos prever lo que más tarde, al releerla, encontraríamos de ella al releerla.
Jean Rostand

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s