Letras al Vuelo

Nota: Publicado originalmente el 12 de Octubre de 2016 en el Diario Novedades de Tabasco.

LETRAS AL VUELO

Estructurando nuestra historia

Por: Enrique Negrete

Continuando con nuestro avance como escritores y ya que hemos progresado en nuestra capacidad creativa y calidad narrativa gracias a la adición de buenos hábitos de escritura y el uso de múltiples recursos de apoyo, resulta conveniente el comenzar a familiarizarse con los aspectos técnicos de que se compone casi todo trabajo literario y que son: argumento, trama, estructura y suspense.

Empecemos por el argumento, en términos simples es lo que responderíamos a la pregunta sobre lo que trata nuestra historia. Es nuestra idea eje básica y se compone de un resumen de los hechos en orden cronológico. A su vez, el argumento podemos dividirlo en: introducción (presentación del ambiente, hechos y personajes), nudo (es donde aparecen los elementos de tensión que rompen con la normalidad) y desenlace (evento que reordena los elementos de tensión y establece una nueva normalidad).

La trama, es básicamente el argumento pero en el orden en que será presentado al lector y que no siempre está en estricto apego a la línea de tiempo o cronológico descrito en el argumento original. Recordemos que este orden puede verse alterado por los flashbacks y la misma disposición de eventos que se elija para darle mayor dinamismo a la historia, como comenzar desde el final o añadir un cierre en el futuro o pasado.

Respecto a la estructura, es la forma en que vaciaremos la trama incluyendo el número de capítulos, su distribución, extensión, saltos en el tiempo, etc. Si queremos verlo así, la estructura sería el plano físico de nuestra historia. Si bien es aceptable el escribir sin pensar demasiado en la estructura final del libro, vale la pena tenerlo en mente en cuanto logremos un avance importante. Es mejor escribir con orden desde un comienzo a tener que modificar todo más adelante.

Y por último el suspense, que es el conjunto de estrategias y elementos que le dan el tono a la trama, incluyendo la información que se ofrece y oculta al lector, así como el uso que le demos a los ejes de tensión dentro de nuestra historia. Este elemento reúne todo aquello que le pone matiz a la lectura y que despierta las emociones del lector.

Tener estos cuatro conceptos en mente nos ayudará en el progreso de nuestros escritos pues añadirá orden y estructura a nuestro trabajo. Adicionalmente, seguir estas pautas irá preparando nuestro material para el momento en que decidamos iniciar con su publicación.

Recordemos que si podemos visualizar con claridad nuestro argumento, plasmarlo en una trama creativa matizada de emociones y aprendemos a estructurarlo con efectividad, estaremos en mejor posición de capturar lectores y dar un paso adelante en nuestro desarrollo como escritores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s