La edición final

Columna Letras al Vuelo

Nota: Originalmente publicado el 1 de Febrero de 2017 en la sección de Cultura del Diario Novedades de Tabasco.


La edición final

Por: Enrique Negrete

@jenegretetweets

Una de las primeras cosas que debemos tomar en cuenta tras terminar cualquier escrito, es evaluar la calidad narrativa, la consistencia de la trama y la pulcritud ortográfica y gramatical de nuestro trabajo.

Las dos primeras pueden solventarse sin mayor complicación, si leemos nuestro escrito unas dos o tres veces junto con la ayuda de conocidos y amigos que amablemente se unan a nuestro esfuerzo de revisión, como lectores beta. Con esto, la mayor parte de las posibles fallas se verán solventadas, elevando nuestro trabajo a los estándares mínimos de publicación. Tantas revisiones hagamos, tanto mejor la calidad final.

Es de observar que ayuda mucho escoger lectores beta que gusten de los libros y cuenten con un buen acervo de ejemplares en su haber, garantizando con su crítica y observaciones mejorar nuestra calidad narrativa y la consistencia en nuestra historia.

edicion-final

No faltará el lector beta que se vaya al extremo y nos sugiera cambiar completamente nuestro manuscrito al grado de casi desechar todo para volver a empezar. Es normal tener este tipo de críticas de tanto en tanto, así que como en la estadística, vale la pena desechar los extremos, esto es, el que critica mucho y el que no critica nada, enfocándonos en lo que queda para beneficio de nuestro trabajo.

El asunto de la revisión ortográfica y gramatical es lo que mayor reto representa a un autor que se autopublica. Aún con una buena ortografía y el apoyo de los correctores informáticos, se constituye como un trabajo titánico que aparte de lento, es muy detallado. Quizás por eso es que es tan bien pagado.

El conocimiento que se debe adquirir para lograrlo con eficiencia es amplio y lleno de reglas, pues nuestra lengua es una de las más ricas y variadas, llena de inflexiones y matices.

Tomar la decisión de pagar por esto o hacerlo nosotros mismos, se convierte en un asunto de tiempo versus dinero. La edición profesional de un trabajo que supere las cien mil palabras representa al menos cinco meses de trabajo continuo dependiendo de la calidad inicial del escrito, lo cual es mucho tiempo para un escritor que en general, debe estar enfocado en escribir, no tanto en editar.

Es por ello que necesitamos tomar en consideración estos aspectos, evaluar hasta donde podemos llegar nosotros y dejarle el resto a un profesional. Todo con el fin de beneficiar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s