La alegría de escribir

Columna Letras al Vuelo

Nota: Publicado originalmente el Miércoles 10 de Mayo de 2017 en la sección de Cultura del Diario Novedades de Tabasco.


La alegría de escribir

Por: Enrique Negrete

@jenegretetweets

Que tal si por un instante te das la oportunidad de olvidar los pendientes del día, los problemas, las preocupaciones y todo aquello que mantiene tu mente ocupada y tensa. Ahora, imagina un lugar diferente, alejado de la realidad donde puedas dejar fluir una historia en la que el personaje principal se encuentra inmerso en una gran aventura, con apenas lo necesario para superar una difícil situación y sin mayor compañía que tu propia presencia como su creador.

¿Le ayudarás a conseguir lo que busca doblando las leyes de la física, los destinos y la suerte de los demás? ¿O serás imparcial y lo dejarás realmente a su suerte? ¿Le enviarás a alguien que le preste auxilio o que en su defecto, al fallar su misión, le acompañe en su hora final, reconfortando su alma y corazón?

¿Qué es lo que harás? Tú eres el que decide. Eres el escritor y por tanto, el dueño de la historia y los destinos de cada persona, lugar o cosa que has puesto ahí con tu imaginación.

Pues todo eso y más pasa por la mente de un escritor cuando experimentas la magia de las letras y la imaginación, creando historias y personajes que con cada párrafo, cobran vida e importancia en nuestro propio mundo y corazón.

escribir

Y aunque no queramos admitirlo, se van volviendo nuestra responsabilidad al punto que deseamos y queremos ocuparnos de todo en sus vidas. Los acompañamos en sus desventuras y éxitos. En ellos proyectamos problemas y penurias tanto como sueños y esperanzas.

Pueden hasta convertirse en nuestros amigos cuando la vida real se complica y necesitamos evadirnos de todo, regocijándonos en sus diálogos y en crear para ellos los más fantásticos inventos, fortunas, lugares y eventos.

Incluso nuestros más crueles villanos se llevan algo de nosotros, pues aún cuando somos dueños de su destino y puedan merecer el castigo de nuestra voluntad, somos capaces de prestarles un espacio en nuestro corazón para permitirles redimirse y encontrar la paz en sus propias vidas.

Con honestidad aceptamos que cada uno de los personajes que hemos creado, incluso los más efímeros y aparentemente invisibles producen sentimientos en nosotros, pues antes que otra cosa son nuestras creaciones y nos sentimos obligados a verlos con esa misma mirada afectuosa que le ofrece un padre a su hijo.

Y no solo nuestros personajes provocan eso en nosotros. Paisajes, vegetación, animales, valles y hasta montañas crean también en nuestra mente ese apego tan característico del ser humano que surge por todo aquello que construye y dota de vida. Para aquellos que jamás han escrito, es justo compartirles que la experiencia es apasionante y sobrecogedora por momentos, sobretodo cuando logramos conectar  y plasmar instantes de entendimiento y valor entre párrafo y párrafo.

Así de fuerte es el lazo que se forma entre el escritor y su obra. Nos convertimos a través de nuestros personajes en todo lo que se puede ser: héroes, villanos, reyes y mendigos. Somos espectadores omniscientes y creadores omnipotentes de todo lo que les rodea.

Esta es la magia de escribir. Tener el poder de crear mundos, mentes, corazones, sueños y aventuras. Las posibilidades son infinitas como las combinaciones que las emociones de valor, coraje, miedo y esperanza pueden tomar en el crisol de una historia.

Todo esto mezclado en ese humilde pero poderoso artilugio de papel que llamamos libro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s